il inizio
De Nápoles a Tucumán (1912-1956)

Nuestra historia comienza en mayo de 1912 cuando Carmelo Giordano llega a Tucumán.
Tenía 16 años y un oficio aprendido: era un sastre italiano. Con todo el empuje de su juventud
abrió el primer local en octubre de ese año sobre calle Santiago al 1000.
Su mujer, y madre de sus 9 hijos, fue Victoria Galeano, un pilar esencial en su trayectoria.
Los chicos se criaron entre patrones y géneros; dos de ellos, Alfredo y Humberto heredaron la
pasión por la moda y el buen vestir masculino.
Carmelo fue un entusiasta y fundó Sastrería Giordano sin imaginar que, 106 años después,
ustedes estarían leyendo esta historia en su web. Falleció en la navidad de 1956 dando lugar a
que sus hijos continúen su legado.

Filo rosso
El destino es trascender (1957-2013)

Al igual que ocurre con las mejores historias de amor, los vaivenes de la vida forjaron la
historia de esta sastrería que estaba predestinada a trascender.
Y no fue fácil… Alfredo Giordano abrió y cerró locales, los trasladó, superó las inclemencias
de climas políticos dominados por Perón, Gobiernos militares, Radicales; Menemistas. Pero
ese “hilo rojo” que lo unía a la sastrería jamás se cortó y es lo que mantiene al negocio
vigente hoy, luego de una trayectoria centenaria.
Creemos que tener el foco puesto en la satisfacción de nuestros clientes y en la calidad de
nuestras prendas fue esencial para mantener la marca GIORDANO siempre vigente en los
tucumanos.


il presente
Tiempo de reinventarse (2013 en adelante)

Pateamos el tablero aferrándonos con fuerza a los valores de nuestra marca. Una nueva
imagen, nuevo logo, rediseño del local, esta web, las marcas que incorporamos, los modelos
que elegimos hacer, todo es resultado del proceso más valioso que podemos vivir como
empresa: el de evolución.
Pero hay algo que se mantiene igual: seguimos ofreciendo soluciones a medida para el
hombre actual.

Uomo audace
Sangre “Tana”

Como buena sastrería italiana, nuestra misión es vestir al hombre audaz.
Nuestros clientes no temen arriesgarse, se adueñan de las nuevas tendencias antes
que los demás (y hasta las crean), son presumidos.
Nos elijen porque logramos calces perfectos, confeccionamos y damos en alquiler
modelos únicos, combinamos géneros y colores que hacen al hombre actual lucir como
espera. Y sin pagar de más.